Planes en Madrid

Planes y mejores cosas que hacer en Madrid

Rutas por España

10 EXCURSIONES PARA HACER EN UN DÍA POR ESPAÑA

1. Circo de Colomèrs, Lleida

La excursión al circo de Colomèrs, en el parque nacional d’ Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, se podría ver como una montaña rusa circular trufada de lagos espejeantes y cuencas glaciares. El punto de inicio es el balneario Banhs de Tredos, a uno ocho kilómetros del pueblo de Salardú, en el valle de Arán desde donde esta ruta circular llega a alcanzar los 2.593 metros de altitud, pasando por lagos, llanos de hierba tipo tundra en cotas altas y ríos entre escarpes rocosos. Pero por encima de todo está la concentración lacustre más densa de los Pirineos

 

El lago principal, Clòto de Baish, aparece a los 20 minutos de marcha y es como una burbuja rodeada de prados de flores. Después, con un fondo de abetos y prados, el Estanh Long de Colomèrs se abre serpenteante por el valle, en el que se suceden el de Redon, más pequeño; el de Obago, uno de los más bonitos, o el Estanh de Podo, de un azul frío glaciar ceñido por paredes montañosas, y el último antes de emprender la ascensión al puerto de montaña. Tras sortear este, aparecen muchos más: Gelat, Garguilhs de Sus, Mort, Major de Colomèrs… Se trata de una ruta de dificultad alta, 14 kilómetros y unas cinco horas y media de duración. Se puede hacer una pausa en el Refugi Colomèrs, donde sirven bebidas y tentempiés.

2. Pueblo marinero en Costa Brava

Calella de Palafrugell, un pueblo marinero que conserva su pasado marinero en su centro histórico repleto de casas blancas, arcadas y calles estrechas, es otro de los pueblos que tienes que ver en la Costa Brava. Ten en cuenta que durante los meses de verano el pueblo suele recibir mucho turismo por lo que recomendamos ir durante los meses de primavera u otoño, ya que además gracias al buen clima de la zona, todavía podrás disfrutar de un baño en alguna de sus bonitas calas y aprovechar para tomar el sol.

3. Ruta del Cares (Asturias y León)

La ruta del Cares es emblemática por la asombrosa caminata que propone: un cañón de hasta mil metros de profundidad en pleno corazón de los Picos de Europa, con puntiagudas cimas que perforan el cielo y un sonoro río que fluye por el fondo de este desfiladero que separa los macizos Occidental y Central de la cordillera. La asturiana Poncebos, a seis kilómetros de Arenas de Cabrales, es un punto de partida (o de llegada) más accesible que Caín, en el extremo sur de la caminata, ya en la provincia de León. Los días tranquilos hay aparcamiento fácil en el pueblo, pero en temporada alta (sobre todo verano) se pueden coger los autobuses diarios que conectan Arenas y Poncebos. La ruta es una sucesión de arroyos, salientes rocosos, túneles, puentes y vertiginosos tramos aéreos, que resulta igual de espectacular si caminamos desde Caín. A lo largo del recorrido se ve, aquí y allá, un canal torrentoso por encima o por debajo del sendero. Esta caminata debe su existencia al canal que encauza parte del caudal del Cares entre la presa de Caín y Camarmeña, desde donde el agua baja 200 metros por unas tuberías para alimentar la central eléctrica de Poncebos. El itinerario, de dificultad moderada, son unas seis horas y media (ida y vuelta) con 23 kilómetros de senderos de tierra, grava, piedras y pendientes fáciles.

4. Islas Cíes en Pontevedra

 

Basta con tomar un barco para visitar este pequeño archipiélago que se yergue a la entrada de la ría de Vigo y está integrado en el parque nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Allí se puede pasar un día recorriendo sus senderos bien señalizados que llevan hasta miradores, faros y playas inmaculadas. Se trata de un paisaje prácticamente intacto y libres de tráfico motorizado que tienen acceso limitado (3.000 visitantes al mismo tiempo); de junio a septiembre, para poder reservar el ferry de acceso (45 minutos de travesía desde Vigo o Cangas) es preciso cursar una autorización de entrada al parque nacional. El barco atraca en el extremo norte de la playa de Rodas, precioso arco de arena blanca. Desde la playa, que une dos de las Cíes —Monteagudo (o Illa Norte) y Faro—, una ruta sube al monte Faro, con fantásticas vistas marinas y escondrijos para ver cormoranes moñudos y gaviotas patiamarillas, que anidan en los acantilados. 

5. Laguna Grande de Gredos, Ávila

La excursión a la laguna grande de Gredos es un clásico senderista del centro peninsular. Pocas vistas superan la que ofrece este cristalino espejo de agua rodeado por las escarpadas aristas del circo de Gredos. Hasta hace unos 17.000 años, esta laguna de 630 metros de longitud era el fondo de un glaciar de 300 metros de grosor que llenaba buena parte del circo. 

 

La ruta empieza en la Plataforma de Gredos, que dispone de aparcamiento al final de la carretera AV-931, a 12 kilómetros al sur de Hoyos del Espino (Ávila). Tras un primer tramo de bastante desnivel cruza una zona de pastos abiertos y, desde el puente de hormigón sobre el río de las Pozas, va ganando de nuevo altura hasta el punto más alto de la caminata (Los Barrerones, 2.170 metros). La ruta avanza entre piornos para empezar a descender y, de repente, aparece la laguna Grande, con su grandioso anillo de montañas; el pico Almanzor (2.592 metros), al suroeste, es el más alto de la sierra. El camino restante hasta la laguna es casi de bajada, para rodear finalmente su pletina de agua hasta el Refugio Laguna Grande (también conocido como Elola; 1.950 metros), donde comer y reponer fuerzas antes de regresar. En total, 14 kilómetros y dificultad baja (apta para niños) que se completan en unas cinco horas y media (ida y vuelta), o en dos días si se decide pernoctar en el refugio (mejor con previa reserva), bajo un cielo estrellado y rodeados de montañas.

El Embalse de Orellana se sitúa en la provincia de Badajoz, en Extremadura. Está sobre el río Guadiana, siendo el embalse más grande de los situados en el tramo medio del Río Guadiana. Es un espacio protegido y la única zona húmeda de Extremadura que pertenece a lista de humedales de importancia internacionales  establecidos en el Convenio de Ramsar.  Cuenta con una playa propia, conocida como la Playa de Orellana. Dispone de Bandera Azul, siendo una de las primeras de agua dulce en conseguirla. Este reconocimiento se otorga a aquellas que cumplen con unos estrictos requisitos de calidad tanto en el agua como en sus instalaciones.


Si los deportes de agua son lo tuyo este es tu lugar. Ofrece deportes como kayaks o padre surf, que te permiten descubrir de otra forma el embalse desde el agua. También, se pueden alquilar barcos y canoas que te hacen recorridos por todo el Embalse de Orellana. En el Club Náutico de Vela, podrás obviamente alquilar un velero y si te va el riesgo, motos de agua. Y, si lo que quieres es descubrir el fondo marino, debes apuntarte a hacer snorkel y descubrir toda la flora y fauna que habita debajo del agua.

 

snorkel Embalse de Orellana

Si buscas un lugar donde huir del calor, cerca de la capital, te proponemos acercarte hasta  la Playa de Bolarque, equipada con kioskos, zona de picnic y puestos de socorristas, para pasar un día tranquilo de verano. Al igual que en el anterior embalse , puedes llevarse a cabo además deportes acuáticos como kayaks, water ball o snorkel. En la misma playa están situadas empresas de alquiler del material necesario para desarrollar estas actividades, aunque también se puede llevar el propio.

 

El club náutico de la playa cuenta con servicio de embarcadero, chiringuito y merendero y, además, gestiona el acceso a la playa que cuesta 6€ los fines de semana y 4€ entre diario. Los niños, por su parte entran gratis todos los días.

 

Ya que nos hemos desplazado hasta Bolarque, es muy recomendable hacer una visita al museo del Embalse Bolarque que muestra a sus visitantes la historia y el funcionamiento de la presa que se estableció como central de energía.  Otro de los grandes atractivos que se enmarcan dentro de Bolarque es su puente sobre el Tajo. Esta edificación romana se ubica en la cabecera del embalse de , al pie de la desembocadura del de Entrepeñas.

8. Senderismo en La Pedriza

Cerca de la cara sur de la Sierra de Guadarrama, encontramos el sendero de La Pedriza, para quienes les guste caminar y perderse en la naturaleza con un extraordinario compendio de rocas graníticas. Sin duda, se trata de uno de los parajes más espectaculares de la Comunidad de Madrid, además, cuenta con su Centro de Visitantes. No tienes que ser un experto en escalada para emprender este trayecto, está hecho para caminar con calma o para escaladores natos. Es una gran alternativa para salir de la rutina y de la ciudad y rodearte de naturaleza. evadirse de la rutina del día a día.

9. Ruta por la Sierra de La Cabrera

 

El sendero por la Sierra de La Cabrera comienza junto al Centro de Iniciativas Turísticas Villa San Roque en el municipio de La Cabrera. Seguidamente, nos dirigimos hacia el Norte por la Avda. de La Cabrera, hasta finalizar la misma en una rotonda. Sin cambiar de dirección, tomamos la calle de la Cabezuela, asfaltada, pasamos un restaurante y una gasolinera, y llegamos a unas viviendas. A partir de aquí el camino está señalizado con marcas blancas y amarillas (PR). El camino de asfalto acaba justo pasada la última casa, donde el camino acaba la subida y giramos dirección Noroeste, a la izquierda según el sentido de nuestra marcha.

10. Alboraya: la pequeña Venecia

Alboraya es un municipio muy cercano a Valencia que pertenece a la comarca de l’Horta Nord. Pese a su cercanía con Valencia, nosotros te animamos a hacer turismo en la Comunidad Valenciana. Cualquiera de sus municipios están llenos de encanto, sabores y paisajes pintorescos y Alboraya no es menos. ¡Escápate al reino de la horchata valenciana! Sin duda, tiene mucho por descubrir y, si te quedas con ganas de más, te proponemos otras escapadas y excursiones en la Comunidad Valenciana


El municipio de Alboraya tiene una extensa huerta heredada de la agricultura árabe. Un paseo por la huerta de Alboraya será como un viaje en el tiempo al pasado. Los campos de chufas y hortalizas, las alquerías, las ermitas y las barracas valencianas componen el paisaje único.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *