Planes en Madrid

Los mejores planes en Madrid para disfrutar la capital

Qué hacer en Madrid en dos días: rutas por Madrid

  • Inicio
  • Qué hacer en Madrid en dos días: rutas por Madrid

Qué hacer en Madrid en dos días

Qué ver en Madrid en dos días

Muchos de los turistas que vienen a Madrid lo hacen para un fin de semana. Por eso, os hemos preparado un itinerario ideal para recorrer Madrid en 48hrs.

Madrid en dos días

Barrio de Las Letras

Si tu estancia en Madrid es de dos días, tendrás que aprovecharla al máximo. Te recomendamos que visites nuestro reportaje en el que te contamos los lugares imprescindibles para visitar en un día y lo complementes con este, en el que te contamos todo lo que hacer en tu segundo día en Madrid.

 

Empezamos el día dando un paseo por el Barrio de Las Letras, conocido por ser residencia de  algunos de los literatos más destacados del Siglo de Oro español,como Miguel de Cervantes, Quevedo ,Góngora o Lope de Vega.

 

Si eres un apasionado de la literatura no puedes dejar de aprovechar el paseo para hacer una parada en la casa museo de este último, donde Lope de Vega compuso algunas de sus obras más célebres.

 

Tras recorrer la calle de las Huertas, la calle del Prado y otras calles y plazas aledañas como la archiconocida Plaza de Santa Ana con su lujoso Hotel ME, os recomendamos encaminaros al Museo de Prado, que se encuentra a apenas 10 minutos a pie del Barrio de Las Letras.

Congreso de los Diputados

En el camino encontrarás el Congreso de los Diputados y sus dos bellos leones presidiendo la fachada. Las visitas son gratuitas (ahora mismo no se están realizando por el COVID), pero si te apetece visitarlo sólo podrás hacerlo mediante reserva previa y en los días establecidos: viernes a las 12:00 y los sábados de 10:30 a 12:30 horas, excepto en el mes de agosto y en días concretos, que permanece cerrado por actos.Las reservas se podrán a través del siguiente enlace: Reserva de visita de viernes y sábado.

Museo Nacional Del Prado

A apenas 10 minutos del Barrio de Las Letras encontrarás el Museo Nacional del Prado. Fue diseñado por Juan Villanueva y desde que fue inaugurado en 1819 ha cumplido con la alta misión de conservar, exponer y enriquecer el conjunto de las colecciones y obras de arte que, estrechamente vinculadas a la historia de España, constituyen una de las más elevadas manifestaciones de expresión artística de reconocido valor universal.

 

El primer pintor coleccionado por los monarcas españoles, y el pilar sobre el que se erigió la colección real, fue Tiziano. A Tizano sigueron otros venecianos (Veronese, Tintoretto) y aquellos artistas que asumieron su legado, como los flamencos Pedro Pablo Rubens y Anton Van Dyck, y la influencia de unos y otros fue decisiva para la eclosión de la pintura española en el siglo XVII, con Velázquez a la cabeza.

 

Hoy día puede presumir de poseer los mayores colecciones de El Bosco, Tiziano, El Greco, Rubens, Velázquez o Goya, algunas con más de un centenar obras. 

Mercado de San Antón

18 minutos separan el Museo del Prado del Mercado de San Antón ,  ubicado en el barrio de Chueca, que se ha convertido en los últimos años en una de las zonas de moda de Madrid, siendo el barrio más desenfadado, tolerante y alternativo de Madrid. Sin duda, la hora más apropiada para visitarla es la de comer, así que te recomendamos hacer una parada rápida para disfrutar de la mejor gastronomía madrileña.

 

Al contrario que en el Mercado de San Miguel, que tiene precios bastantes elevados; el Mercado de San Antón tiene una oferta variada, siendo muchos de los puestos de calidad y económicos. Otro punto a su favor: cuenta con mesas comunes, que permiten que cada uno pueda elegir lo que apetezca de un puesto determinado, sin renunciar a estar todos juntos. Además de tapear, si lo deseas, podrás comprar materia prima de calidad.

 

Toca seguir caminando para conocer la zona de bares y tiendas más alternativas de la ciudad: Malasaña. No te puedes ir del barrio, que respira aún ambiente ochentero y hipster por sus cuatro costados, sin conocer (y hacerte con algún trapito) en una de sus tiendas vintage: Miss Vintage, Flamingos Vintage Kilo o Williamsburg. Esta última marca (una de las preferidas de Sarah Jessica Parker por cierto) cuenta con prendas de segunda mano, directamente llegadas de EEUU.

Qué hacer en Madrid

Pasarela de Cristal

Desde Malasaña, tras el shopping, seguimos en ruta hasta la Pasarela de Cristal (5 minutos a pie). LLeva apenas un año abierta, pero las impresionantes vistas desde la pasarela del Sky bar del Riu Plaza de España, le han hecho situarse en el top 1 de nuestros planes en Madrid.

Situada en la planta 26 del inmueble, la pasarela de cristal, ubicada más de 117 metros de altura. ofrece una panorámica de 360 grados sobre el skyline de la capital. No hay vista que se resista desde ese enclave privilegiado. Vuestros ojos se enamorarán de los atardeceres del Templo de Debod, de las figuras de las cuatro Torres, del Palacio Real y el bullicio de la calle Princesa.

 

La terraza tiene un horario de apertura de 11.00 de la mañana a 2.00 de la madrugada, y quienes no se hospeden en el hotel deberán abonar entre cinco y diez euros por visitarla, aunque parte del pago de la entrada se pude canjear en el bar (dependiendo de la hora de acceso)

Templo de Debod

Otro paseo de 10 minutos para llegar a una verdadera Joya, el Templo de Debod,situado junto al Parque del Oeste, en el Parque del Cuartel de la Montaña.

 

El Templo de Debod es un lugar mágico e imprescindible de visitar para cualquiera que se acerque a Madrid. Es un templo de más de dos mil años, procedente del Antiguo Egipto, en concreto, de la región de Nubia, desde donde estaba enclavado en una situación privilegiada, mirando hacia el valle del Nilo.

 

Fue donado a España como recompensa por la ayuda española tras un llamamiento internacional realizado por la Unesco: La Campaña de Salvamento de los Monumentos de Nubia. Fue trasladado por mar hasta Valencia y desde allí a Madrid, piedra a piedra; lo que implicó un arduo trabajo de restauración posterior, que logró que lo veamos como luce hoy. Desde 2008 fue declarado Bien de Interés Cultural.

 

La visita al interior del Templo, que dura unos 15 minutos y se realiza de 30 en 30 personas, es completamente gratuita. Se puede realizar de martes a domingos y festivos: de 10:00 a 20:00 horas. Los lunes permanece cerrado. En días soleados, turistas y madrileños, además de deiltarse con el espectacular atardecer, podrán observar, desde el mirador del Templo, la Casa de Campo y las cumbres de la Sierra de Guadarrama. Al terminar la visita recomendamos acercarse a nuestro TOP 5(EL PALACIO REAL) o nuestro TOP 6 (MADRID RÍO) y terminar el día con una jornada de compras por las cercanas y bulliciosas calles comerciales de Gran Vía y Princesa.

 

Dirección: Calle Ferraz, 1. (Metro: Plaza de España, Líneas 2,3 y 10).

Subir al Teleférico

A 8 minutos del Templo de Debod encontramos el famoso Teleférico de Madrid, desde donde veremos Madrid a vista de pájaro.

 

Construido por la empresa suiza Von Roll, fue inaugurado el 20 de junio de 1969 pormel alcalde de Madrid Carlos Arias Navarro tras un año de trabajos. Desde aquel año sobrevuela Madrid , desde el actual paseo del Pintor Rosales hasta la Casa de Campo. En su trayecto, que atraviesa el Río Manzanares, observaréis la Rosaleda del Parque del Oeste, La Almudena, el Campo del Moro, la estación de Principe Pío y el Palacio Real.Eso sí, no esperéis una locución explicativa porque no lo hay.

 

El teleférico es de sistema bicable. Dispone de 80 cabinas, cada una de ellas con capacidad para cinco personas, y recorre una distancia de 2.457 metros, alcanzando una altura máxima de 40 metros. Tiene una capacidad para 1.200 pasajeros por hora y su velocidad es de 3,5 metros por segundo, tardando 11 minutos en realizar el trayecto. Es utilizado anualmente por unas 180.000 personas y permanece abierto al público la mayor parte del año.

 

Sino quieres caminar mucho, te recomendamos comprar ticket de ida y vuelta en la Estación Rosales. Para los que aún tenéis ganas de seguir conociendo Madrid, comprad sólo ida, que nos quedamos en la Casa de Campo.

Casa de Campo

Si ya habéis tenido suficiente por hoy, Casa de Campo es el sitio perfecto para acabar la jornada. Con sus 1722,6 hectáreas puede presumir de ser más grande que el famoso Central Park de New York; así que si vais con peques,  tranquilos, sobra el espacio para jugar, de hecho, nada más bajar del teleférico encontraréis un parque infantil donde disfrutar de un buen ratos de juegos.

 

Y es que, La Casa de Campo es el lugar ideal para disfrutar al aire libre, pasear, correr, hacer piraguismo, hacer rutas en bicicleta o terminar el día cenando en los restaurantes alrededor del hermoso y renovado lago; donde también tendrás la posibilidad de navegar en su nuevo embarcadero. En las barcas de recreo, con capacidad para cuatro plazas, niños y mayores disfrutarán de un genial paseo durante 45 minutos aprox.

 

Si aún tenéis ganas de más aventuras, os recomendamos tener en cuenta algunos puntos de interés como el Parque de Atracciones de Madrid, el Zoológico, el Palacio de los Vargas (Huerta de La Partida), que cuenta con un mirador desde el que se divisa el Palacio Real y laCatedral de la Almudena, o el arroyo Meaques, cuyo cauce desembocaba en el Manzares.

 

Los amantes de la historia pueden paseartambién por el puente de la Culebra  y observar los restos que dejó la Guerra Civil, o la huerta de la Partida.

 

Infórmate de todas las alternativas en elCentro de Información Medioambientalcerca del lago; donde también podrás ver una maqueta del parque y conocer más sobre su fauna y flora.

Qué hacer en Madrid